El deporte practicado a diario es esencial para mantener una salud de hierro y prevenir con ello distintas enfermedades y dolores. A pesar de que existen distintos deportes que son mejores que otras para la columna, es crucial saber ciertos detalles en el caso de que padezcamos dolores de espalda.

 

La natación es el deporte que más ayuda

Disfrutar del autocuidado de la espalda es posible si se adquiere el hábito saludable de practicar ejercicio regularmente. Gracias a ello, conseguimos flexibilidad y elasticidad en la zona de la espalda que son esenciales para no tener dolores. A pesar de que podamos notar cómo la espalda se resiente a menudo, hacer reposo no es la mejor opción. Únicamente se recomienda en los dos primeros días hasta que la inflamación haya reducido. Una vez hayan transcurrido, al tercer día conviene ejercitar la zona para que no exista rigidez ella. En estos casos, los músculos se acortarían y con ello, se perdería fuerza.

En el momento en que te planteas cuál es el mejor deporte para que la espalda no tenga dolor, lo más adecuado es recurrir a la natación. Con ello, se consigue ejercitar los músculos del cuerpo en su totalidad y además, reducimos el riesgo de dolor. Por otro lado, otros deportes como el jogging o ir en bicicleta, pueden ser opciones seguras manteniendo en todo momento algunas precauciones.

Centrándonos en la natación, hay que destaca que es uno de los mejores deportes para practicar. Al nadar, no existe apenas impacto en las estructuras de las espinas y todo ello es debido a que el agua se encarga de sostener el cuerpo, amortiguando también los movimientos. Lo más interesante en este deporte es uno mantener muy extendida la espalda, así como no sacudir el cuello hacia atrás al sacar la cabeza del agua. Si buscamos que la columna esté recta, lo mejor es nadar de espaldas.

 

En caso de hacer running, hay que controlar el impacto

Correr es uno de los deportes que supone una sacudida constante de la espina dorsal, causando un dolor en esta zona. A la hora de hacer cada una de las zancadas al correr, los músculos de la espalda contrarrestan el impacto para mantener el cuerpo erguido. En cuanto a las recomendaciones, lo mejor es no llevar la cabeza por delante del cuerpo, para mantener una alineación constante de la columna.

Es preferible también correr en hierba o arena, debido a que la pisada será menos agresiva en las vértebras. Respecto al calzado, hay que usar zapatillas concretas de footing de calidad laque consigan reducir al máximo no solo el impacto, sino también el rebote. No hay que olvidarse de reemplazar periódicamente estas sneakers al detectar que la suela se ha gastado. Por último, se debe suprimir la barriga para que la columna aguante mejor el impacto al iniciar las carreras. Estos músculos, conseguirán de esta forma realizar correctamente la función de sostén de la zona lumbar.

Ir arriba